domingo, 21 de abril de 2013

Pico Cuyalaret, desde El Portalet. 2.290 m.

Sol, nieve y buen humor han sido los ingredientes de una gran jornada de raquetas que este domingo han protagonizado una docena de montañeros y montañeras del Club Montisonense. 

Hace ya semanas que pregonamos que íbamos a hacer raquetas de nieve, pero la dura meteorología invernal nos obligó a posponer esta novedosa actividad de la sección de senderismo del Club. No cabe duda que ha merecido la pena esperar, ya que el espesor del blanco manto de nieve es realmente impresionante en alta montaña, de manera que desde la misma carretera pudimos calzarnos estos modernos artilugios que hacen de la andada un placer especial. 


El día se presentaba muy soleado aunque temíamos que soplaría algo de viento del norte. Llevamos mucha ropa de abrigo ya que hace un par de días que las temperaturas han bajado, pero mira por donde hoy a medida que pasaban las horas la calma se adueñaba del circo por el que íbamos a ascender. Así pues, nos agrupamos para ayudar a quienes no tienen tanta práctica con las raquetas y poco a poco empezamos a progresar por las nevadísimas laderas, en busca de una fácil cima que nos regalara algo más de emoción que el pasear por un lugar tan precioso. 

Así pues, alegres y divertidos disfrutamos de cada momento y de cada detalle de esta fácil travesía. Pronto se apartaría una nube que tapaba la gigantesca mole del pico Midi d’Ossau, y sin pensarlo nos pusimos todos en grupo para hacer la foto, pues quien sabe si se volvería a nublar. 


El esfuerzo en el último trecho se vio acentuado por la calor, además la nieve estaba dura y hubo que poner en práctica algo de técnica con las mismas raquetas hasta alcanzar la cima en menos de dos horas. ¡Menudo ritmo! Pues los pronósticos más optimistas se habían cumplido. 

El disfrute desde el alto no tiene parangón, ya que un extenso mar de montañas nevadas nos rodea destacando la impresionante cara norte del Pico Anayet y el omnipresente Midi d’Ossau. Un tranquilo descanso en la cima y un buen bocadillo hicieron que el descenso se hiciera corto y muy divertido ya que la nieve estaba ablandando. ¡Cuánto tiempo hacía que no bajábamos de culo por la nieve! A la mayoría nos dio la risa jugar como niños a tirarnos por las palas de nieve sin preocupación ninguna, quitándonos unos cuantos años de encima que, como decía una de las participantes, “no pienso volver a buscarlos”. 

Así de fácil y de divertida ha sido pues esta actividad, a las cuatro horas de marcha llegábamos sin problemas a los coches y volvimos a casa emocionados como hacia tiempo no nos ocurría. ¡Vaya que sí! Pues ya estamos pensando en cuándo nos podremos dar de nuevo un gustazo como el de hoy. 

La próxima actividad que nos espera es el Pico Gratal, el 5 de Mayo. Cambiaremos la nieve por las flores, y las raquetas por las botas blandas. Seguro que también lo disfrutaremos de lo lindo.

Vídeo del descenso...

video