jueves, 8 de diciembre de 2016

ESCALADA EN VALCHELADAS

La Escuela de Escalada del Club Montisonense de Montaña realizó este jueves 8 de diciembre la primera salida para escalar en roca. Hay que destacar que este año la escuela cuenta con casi 40 escaladores/as de 5 a 17 años y al igual que durante las clases semanales, para esta actividad dividimos en grupos de edades para poder realizar la actividad con seguridad y de manea que disfrutaran todos.


Así que nos trasladamos a Valcheladas, una zona donde hay paredes junto al Pueyo de Barbastro, con los infantiles por la mañana y los juveniles por la tarde. El día fue perfecto, sol y manga corta para escalar.



Muy buen ambiente, todos probaron varias vías y los papis-mamis-acompañantes desde abajo animaban e intentaban indicar los pasos (que fácil se escalada desde el suelo, otro día toca probar eh? jejeje) 



Con algunos de los juveniles practicamos la maniobra de descuelgue y abrieron vías.



Todos escalaron muy bien. Para muchos, sobre todo los infantiles nuevos que empezaron a escalar en octubre, y esta era la primera vez en roca. Enhorabuena a todos!

Aqui enlace al álbum con más fotos.


Escuela de Escalada CMM


Una mención especial a los re-equipadores que en el 2012 y de manera altruista cambiaron los seguros y reuniones antiguas o en mal estado por nuevas y han dejado las vías perfectas y totalmente seguras para iniciación.


Aquí una crónica de esa reequipación. Muchas gracias por vuestra labor!

domingo, 4 de diciembre de 2016

CHIRIVETA Y MONGAY, VIGILANTES DEL CONGOSTO DE MONT REBEI

El Club Montisonense de Montaña ha organizado para este domingo 4 de Diciembre una actividad de senderismo en la Ribagorza, concretamente en el municipio de Viacamp – Litera.

Un total de 26 personas viajamos hasta el pueblo de Chiriveta, localidad que sufrió una despoblación masiva en la década de los 50 – 60 y que a día de hoy a duras penas se conserva en pie.


Partimos de la plaza donde se encuentra la bonita iglesia, tomando una pista que baja a cruzar el barranco de Litera, que todavía conserva vestigios de las riadas de los últimos días. A continuación ascenderemos sin descanso por un camino que a ambos lados tiene muros de piedra muy bien colocada. De vez en cuando unos atajos cruzan la pista de tierra utilizada para los cultivos agrícolas, desapareciendo la senda amurallada y descubriendo entre la tierra removida numerosos fósiles marinos. Esta curiosidad fue la protagonista durante un buen rato hasta que alcanzamos el núcleo completamente abandonado de Montgai o Mongay. Las casas de este despoblado se encuentran adosadas a una rojiza pared con orientación sur, de manera que resulta fácil deducir que aquí el invierno era muy llevadero. Son viviendas y corrales hechos de mampostería, conservándose la iglesia, un horno de pan y una bodega todavía visitables entre la ruina y la vegetación silvestre. 


Pero lo que más llamó la atención de los visitantes fueron dos enormes e inacabadas casas de piedra estilo mas moderno, con símbolos como el hombre de Vitruvio en uno de los ventanales, que según hemos podido saber formaron parte de un pretendido pero funesto intento de reconstrucción de todo el municipio, que había sido adquirido por un empresario.

Hecho un buen receso, desandamos hasta el barranco poblado de hermosos robledales para remontar hacia el Castillo de Chiriveta o Torre de Mongay, fortificación medieval del siglo XI que dominaba el paso por el Valle del río Noguera Ribagorzana y el Congosto de Mont – Rebei. Lamentablemente necesita una urgente restauración antes que sus paredes caigan al suelo, pero de momento su silueta resulta imponente.

 





Con hermosas vistas al Congosto, bajamos del castillo hasta el borde de un grandioso acantilado, sobre el cual se encuentra colgada la Ermita de la Virgen del Congosto (Siglo XI – XII), la cual hizo las delicias del grupo e incluso nos animó a cantar en su interior un villancico. 

Sentados al tenue sol invernal, disfrutamos del mediodía sobre esos riscos en una jornada para la que anunciaron lloviznas, pero lo único que cayó fueron largas tertulias mientras regresábamos bien contentos, y unas cervezas en Tolva cuando terminamos la excursión. 

Sin duda hoy hemos descubierto un nuevo rincón lleno de bellos paisajes y rincones entrañables en la vecina y querida Ribagorza. 

Club Montisonense de Montaña – Senderismo.

domingo, 20 de noviembre de 2016

DESPOBLADOS DEL ALTO ALCANADRE III

El programa del Club Montisonense sobre despoblados del Alto Alcanadre llega a su fin con la visita a un paraje áspero y duro, especialmente deprimido y donde la despoblación fue especialmente cruel cayendo sus aldeas bajo la losa del olvido.


Partimos de Monzón 20 senderistas hacia el valle de Nocito, al norte de la Sierra de Guara. Seguimos la interminable pista asfaltada hasta la localidad de Bara, punto inicial de la andada donde el paisajismo y la naturaleza bendicen este increíble lugar repleto de historia y de patrimonio cultural. Sus viejas calles atisban un futuro prometedor, y descubrimos en un alto su iglesia con una pila bautismal en medio de una acogedora placeta.




Continuamos hacia el Molino Viejo, recientemente restaurado y pasaremos junto a la badina de Estañero, hermoso lugar que nos encamina a Miz, primera aldea despoblada de nuestro recorrido que alguien apodó “El pueblo del Fin del Mundo”. Sus dos grandiosas casonas y la iglesia estuvieron en pie mientras la economía de subsistencia se lo permitió. A principios del siglo XX su alma se quedó vacía, eminentemente por la falta de recursos básicos, y algunos vestigios como un par de grandes regaifas dejan constancia que aquí se producía también aceite.



El robledal está idílicamente coloreado, contrastando sus anaranjadas hojas con el verde pinar. Esplendor natural que choca con la localidad de Bibán, donde nos reciben las ruinas de su iglesia que hace poco tiempo se derrumbó. Sus casas muestran soportales magníficamente tallados, una herrería, bordas y calles bien adaptadas al terreno, pero las vigas de sus casas no han podido soportar el abandono y todo el pueblo está hundido y entregado a la soledad. 





Nuestros sentidos todavía no terminan de comprender qué ocurrió, compartimos mil opiniones mientras caminamos por unos bosques fabulosos, pisando la hojarasca donde asoman algunas setas, teniendo siempre a la vista la Sierra de Guara que hoy por momentos la lluvia nos oculta. 

Seguiremos nuestro camino pasando por la Pardineta de Bibán ó ruinas del Monasterio de San Juan de Matidero, destruido por Abd al-Malik al Muzaffar hacia el año 1006 cuando devastó los condados de Ribagorza y Sobrarbe, y cuya torre permanece en pie.



Nuestro último despoblado es Binueste, sus calles están mas limpias de maleza que en otros lugares, y sus casonas enormes fueron orientadas al sur para atrapar toda la luz solar posible. Su iglesia dedicada a San Martín de Tours es una muestra más del olvido en que ha quedado este aislado lugar, donde hacia los años sesenta se marchó la ultima familia de las muchas que subsistían de la venta de madera de roble entre otros medios.

Un poco más adelante llegaremos al mirador de La Predicadera, desde donde disfrutamos de maravillosas vistas a todo el valle antes de descender hasta las pozas cristalinas del Alcanadre y llegar al punto de partida, dejando atrás unos parajes que nos han cautivado, habiendo pasado un día excepcional.

Enlace al álbum de fotos aquí.

Club Montisonense de Montaña – Senderismo.

domingo, 30 de octubre de 2016

EL OTOÑO EN LA SELVA DE OZA

El Club Montisonense de Montaña ha organizado este fin de semana una excursión a la Selva de Oza, un espacio natural atravesado por las aguas del río Aragón Subordán y que destaca por su tupido bosque de abetos, pinos y hayas principalmente.

El buen tiempo ha atraído a muchísima gente a la montaña donde disfrutar del Sol y los colores otoñales, algo en otros años impensable. Nuestro grupo de 37 senderistas partió del Puente de Santa Ana, cerca de Siresa, en el valle de Hecho. Nada mas sobrepasar el río comenzamos la ascensión por la Senda de los Ganchos, utilizada antaño por contrabandistas. 

Conforme avanzamos por la margen izquierda del río el bosque es cada vez mas bello hasta que una pradera nos sorprende y decidimos que es lugar idóneo para comer un pequeño bocado. 

De aquí en adelante el sendero pasa bajo el hayedo recorriendo lugares mágicos como el puente de Espata rodeado de musgo, y todos nos maravillamos cuando llegamos a la Selva de Oza y su densísimo abetal que es uno de los bosques más bellos del pirineo, con el Castillo de Acher (montaña cuya forma recuerda una fortaleza) presidiendo todo el valle. 


Hacemos la foto de grupo y nos dirigimos a un punto de interés histórico y cultural, la Corona de los Muertos, que es un yacimiento arqueológico que consta de 120 círculos de piedra que se relacionan con fondos de cabaña de hasta el Epipaleolítico (-9000 aC).

Visitado uno de estos yacimientos, descansamos en otra pradera con el color otoñal del valle de fondo, pues el cambio de estación viene retrasado y lo encontramos en su punto ideal.   


El regreso lo hacemos por la senda de La Espata, en este momento es cuando más disfrutamos de las hojas anaranjadas y tostadas de los hayedos, ya que los rayos de sol se tamizan entre las hojas de colores. Llegamos al puente de Ysil que cruzamos para pasar a la margen derecha del Aragón Subordán y enlazar con la Calzada Romana Caesar Augusta - Beneharnum, otro punto de interés histórico que refleja la importancia que tuvieron las vías que comunicaban Hispania con Galia. Éste fue uno de los tres principales pasos utilizados por los ejércitos romanos, atravesando los Pirineos por el puerto de Palo.



Un esfuerzo más y nos situamos bajo el castillo o torreón de Ysil, construido en el siglo XVI por orden de Felipe II, para evitar la entrada de fuerzas e ideas luteranas procedentes de Francia.

Llegamos siete horas mas tarde de nuestra partida al autocar, muy satisfechos del gran día que hemos pasado con un tiempo casi primaveral. 

Enlace al álbum de fotos aquí.

Club Montisonense de Montaña – Senderismo.

domingo, 9 de octubre de 2016

CIRCULAR A LOS LAGOS DEL PARQUE NACIONAL DE NEOUVIELLE

           Entrados ya en otoño, la seccion de senderismo del Club Montisonense de Montaña ha organizado una ruta a los lagos del parque Natural de Neouvielle, en el valle francés de Aure. Se trata de un recorrido circular por algunos de los lagos mas famosos y bellos del parque, donde podremos encontrar multitud de senderos de todas las dificultades.



          El grupo que partió de Monzón estuvo compuesto por una treitena de montañeros y montañeras de todas las edades, todos con muchísimas ganas de conocer este lugar tan mágico y bello. Nos esperaban mas de dos horas de camino hasta el aparcamiento de Oredon, un gran lago represado que en otoño muestra sus carencias hídricas ya que apenas ha llovido y es un embalse de regulación.

La mañana se ha presentado muy fresca, apenas tres grados cuando nos colgábamos las mochilas en los hombros. No nos importa, ya que en breve cruzaríamos la presa y nos dirigimos a una ladera boscosa donde enseguida se gana altura por medio de lazadas. Los pinos son enormes y muy longevos, pero entre ellos algunos rayos de sol comienzan a calentarnos la espalda. Menos mal que hace un día radiante, porque sino nos pelaríamos de frío.



A menos de una hora la pendiente se suaviza mucho y comienza un ligero descenso en busca de los Laquettes, un grupo de tres lagunas consecutivas que enseguida hicieron las delicias del grupo, puesto que sus remansadas y cristalinas aguas tienen un encanto especial. Al fondo se alza el pico Ramougn, una cima que supera los tres mil metros y que debe su fama a su dificultad y su esbeltísima silueta. 

Aprovechando que todo el mundo sacaba las cámaras, hicimos la foto de grupo en la misma orilla, reemprendiendo la marcha por la misma orilla de las tres lagunas hacia el lago de Aubert. De nuevo el camino asciende hasta la larga presa, muy integrada en el entorno. La superamos por la margen de la derecha, pero al subir sobre el dique comprobamos que contiene apenas la mitad de su capacidad de agua, así que seguimos quince minutos más para alcanzar el sexto lago, el de Aumar y sus azuladas aguas.



Era la hora de parar a comer, todo el mundo tenía hambre. El lugar es absolutamente idílico, una enorme y alargada lámina de agua rodeada de prados, donde nos tumbamos a reponer fuerzas y a deleitarnos con estos inolvidables minutos. El receso fue todo lo largo posible para permitir posar ante las cámaras, mirar alrededor, ver los peces en las aguas transparentes… es difícil imaginar un lugar  mas apropiado para hacer montañismo. Algunas personas suben aquí sencillamente a sentir la naturaleza y a respirar aire puro. También nosotros queríamos ventilar nuestros pulmones y sentir el cálido sol en nuestros rostros.

Reemprendemos la marcha rodeando el lago Aumar por el norte, así a medida que giramos vemos cómo las montañas reflejan sobre el agua, en especial el majestuoso Pico Neouvielle, que da nombre al parque y que hasta ahora permanecía oculto. Menudo paisaje tan espectacular, sobre todo al llegar a la orilla Este donde repetimos la foto de grupo.


Solamente nos falta subir al collado de Estoudou, abrazando con nuestro recorrido el Parque Natural. Desde el collado las vistas son abrumadoras, mil metros por encima del valle de Aure donde los densos bosques de abetos y pinos se ven salpicados de serbales repletos de bayas rojas,  abedules , hayedos y castaños que empiezan a cambiar de color. La brisa comienza a soplar y decidimos que es hora de bajar a los coches mientras atravesamos el bosque de nuevo hasta el lago Oredon.

Hoy hemos recompensado a nuestros sentidos con una dosis incalculable de buenas sensaciones. Luz, aire puro, agua, naturaleza salvaje y una increíble biodiversidad hacen de Neouvielle un lugar único en los Pirineos. Un pequeño paraíso que nos une a nuestros vecinos de Francia.  

Enlace al álbum de fotos aquí.


  Club Montisonense de Montaña – Senderismo. 

domingo, 18 de septiembre de 2016

EL CAMINO DE RAS VALS Y LA SENDA DE LOS AZUDES

Entrando ya en la semana de las Fiestas mayores de Monzón, el Club Montisonense ha organizado una sencilla excursión para quienes piensan que la actividad física no está reñida con los días festivos.

Una buena forma de conseguir aunar ambas cosas es hacer una andada cerca de casa, donde evitaremos madrugar demasiado y también tendremos la posibilidad de reencontrarnos con la Naturaleza sin llegar tarde a casa. 

El Camino de Ras Vals parte de la localidad de Castillazuelo, donde aparcamos junto al frontón y así no molestamos a nadie con los coches. El primer tramo junto al río Vero lo hacemos por camino hasta el Acueducto de Las Canales, construido allá por el año 1578 con el objetivo de llevar agua desde el Azud de Pozán hasta el Molino de harina de Castillazuelo. Una fabulosa obra para la época, de buena cantería y que perdura en perfecto estado hasta nuestros días.

Continuamos a la vera del río hasta llegar al Azud, una buena presa y una gran poza a sus pies, donde en verano los vecinos vienen a refrescarse. Desde un mirador, no paramos de hacer fotos porque es un sitio espectacular.


Seguimos el hermoso sendero pasando ente los arboles de muchas variedades y también algunas huertas, de repente desviaremos unos metros nuestros pasos hacia la gorga de Ra Tabla, un paso sobre el cauce hecho con una sencilla pasarela. 

En breve llegaremos a Pozán de Vero, pasando sobre un puente románico y continuando unos cientos de metros hasta el acueducto del Canal del Cinca, a cuyos pies existe otro salto en forma de amplia cascada donde nos hicimos la foto de grupo. 


De regreso pasamos por el parque y la Fuente Valero, encaminándonos al casco viejo de la localidad para visitar unas antiguas cías y la iglesia de La Asunción, de estilo barroco. Los vecinos nos reciben con amabilidad y también curiosidad de ver un buen grupo de gente andando por sus calles. 

Ahora emprendemos el camino de vuelta y para ello tendremos que volver a cruzar una pasarela más grande hacia la margen derecha del Vero, recorriendo de nuevo el camino de los Azudes hasta el acueducto de Las Canales. Sin cruzar el puente, bajaremos unas escaleras y tomaremos rumbo al Mirador de las Garitas, un punto desde el que divisaremos una amplia panorámica del Vero, sus meandros y la vega tan productiva que tienen en Castillazuelo. 


En tan solo cuatro horas hemos visto de cerca muchísimas curiosidades, como plantaciones de tomate rosa, viñedos modernos, otros ecológicos, huertas, fuentes, pueblos, cascadas, pajarillos, nogales, higueras, zarzales cargados de moras…. todo aderezado del agradable rumor de las aguas del Vero por este camino natural lleno de vida. 

Tan solo nos queda cruzar el puente románico que nos da la bienvenida a Castillazuelo, donde visitamos los lavaderos, la plaza de la iglesia y también nos tomamos un refresco en la agradable sombra del bar del pueblo. 

Enlace al álbum de fotos aquí.

Club Montisonense de Montaña – Senderismo.

domingo, 4 de septiembre de 2016

ESTANY ANGLIOS Y ESTANY DE FE

El pasado 4 de septiembre, la sección de senderismo del Club Montisonese de Montaña, se desplazaba hasta el embalse de Baserca, muy cerca de la boca sur del Túnel de Vielha. Un total de 20 senderistas con muchas ganas de caminar por estos Valles en ocasiones no tan conocidos.


La ruta parte desde el parking junto al embalse en su parte alta, lugar donde desemboca el Valle de Salenques y su torrente. Remontando el Valle por su margen derecha nos introducimos un precioso y refrescante hayedo que hacen las delicias del caminante, sin duda un buen lugar donde perderse en el calor del verano, el camino está muy bien señalizado ya que todo el ascenso transcurre por el GR11, tras cruzar el hayedo llegaremos a un cruce bien señalizado, seguimos dirección Estany de Anglios, vamos ganando altura por la ladera norte del Valle de Salenques, que pronto irá quedando a nuestros pies, la subida es dura, llamémosla tiesa..., la vegetación cambia, es un Valle muy frondoso abetos, serbales, abedules hacen acto de presencia, el grupo está fuerte así que continuamos poco a poco ganando altura, empiezan a verse grandes panorámicas como la cresta de los Besiberris, Comaloformo, etc…


Llevamos 1h 45’ de marcha, hacemos una breve parada antes de afrontar las últimas rampas, ahora es el turno del pino negro que nos indica que ya estamos a una altitud considerable, un esfuerzo más y llegamos ya por pastizales a la cuenca de los Estanys de Anglios 2h 45’ alto en el camino para contemplar las bonitas vistas  que nos rodean.



Tras la foto de grupo, toca abandonar el GR11 que nos llevaría hasta el nuevo refugio de Llauset, ganamos altura sin senda por pastos de alta montaña, al llegar al Cuello de Estany de Fe con su cabaña derruida avistamos el Ibon, grandes panorámicas y numerosas marmotas se dejan ver por estos lares no tan frecuentados, dejamos los pastos para realizar un flanqueo por la ladera norte del Pico de Cap de Riueno, entre grandes bloques de granito es camino va progresando hasta alcanzar el Collado de Riueno, punto más alto de la excursión.


Comienza el descenso  hacia el Valle de Riueno, por pastizales llegamos a los Ibones de Cap de Riueno, parada técnica para luego seguir el descenso. Estos Valles son poco frecuentados por excursionistas, si lo es, en cambio, por pastores que conducen sus grandes rebaños hasta los pastos de la cabecera del barranco.  Cuando el sendero  se introduce nuevamente en el bosque el camino está más marcado, llegamos al agradable hayedo de Fuen Blanca,  lugar donde comemos y recuperamos fuerzas.  Continuamos por el bosque que desciende rápidamente hasta el fondo del Valle, donde llegamos 5 horas y media desde la salida. Solo queda remontar junto a la carretera durante 15min para llegar a los coches contentos de esta gran ruta circular.

Enlace al álbum de fotos aquí.



domingo, 7 de agosto de 2016

SENDERO RIBERETA DEL ZINQUETA

El domingo 7 de agosto, componentes del grupo de senderismo, nos adentramos a la sombra de los árboles que protegen el S7 junto al Rio Cinqueta (Valle de Chistau), es el sendero de la Ribereta; sendero que va desde el Puen de Pecadó (entre San Juan de Plan y Gistaín), hasta Viados ó Tabernés.




 


Llegamos hasta el Puen del Hospital y Mina de Galena, al retorno, visita a las trincheras de la Guerra Civil y luego vimos la antigua serrería. Al finalizar un merecido descanso en "El Regancho", zona recreativa de la parte baja de San Juan de Plan.





Buena Jornada, Buena Gente

Enlace al álbum de fotos aquí.


domingo, 3 de julio de 2016

JORNADA DE CONVIVENCIA DEL CLUB MONTISONENSE DE MONTAÑA 2016

El pasado domingo 3 de Julio los socios del Club Montisonense de Montaña se desplazaron hasta la zona del Balneario de Panticosa para celebrar en conjunto la Jornada de Convivencia que, ya por costumbre y de manera anual, une a las diferentes secciones del club en un mismo valle para realizar múltiples actividades. Este año se eligió el Valle de Tena, lugar precioso y con muchas posibilidades. Como es habitual en estas jornadas, todos los asistentes compartieron mesa en la popular comida, esta vez en el Refugio Casa de Piedra. La sección de senderimo, previo a la comida, se desplazó hasta los Ibones de Ordicuso. Os dejamos unas fotos para rememorar la jornada y disfrutar todos de la misma. Y hasta el año que viene!!