domingo, 3 de julio de 2016

JORNADA DE CONVIVENCIA DEL CLUB MONTISONENSE DE MONTAÑA 2016

El pasado domingo 3 de Julio los socios del Club Montisonense de Montaña se desplazaron hasta la zona del Balneario de Panticosa para celebrar en conjunto la Jornada de Convivencia que, ya por costumbre y de manera anual, une a las diferentes secciones del club en un mismo valle para realizar múltiples actividades. Este año se eligió el Valle de Tena, lugar precioso y con muchas posibilidades. Como es habitual en estas jornadas, todos los asistentes compartieron mesa en la popular comida, esta vez en el Refugio Casa de Piedra. La sección de senderimo, previo a la comida, se desplazó hasta los Ibones de Ordicuso. Os dejamos unas fotos para rememorar la jornada y disfrutar todos de la misma. Y hasta el año que viene!!








       






domingo, 19 de junio de 2016

ASCENSO A LOS PICOS DE CULEBRAS 3.062m Y VALLIBIERNA 3.067m




Ocho socios del CMM (Club Montisonense de Montaña) han ascendido este fin de semana a los Picos de Culebras y Vallibierna, gran ascensión a picos de mas de 3.000m de altitud teniendo en cuenta el terreno nevado que en alta montaña dificulta en ocasiones la progresión especialmente cuando se trata de crestas ya con cierto grado de dificultad.

El sábado día 18 llegamos por la tarde al embalse de Llauset punto de partida de la ascensión, nos recibió una nevada poco normal para estas fechas, el frío y el viento se dejaron sentir, pero confiamos en que tendríamos una buena meteo para el domingo.


La mañana es fría, esto hace que nos tengamos que abrigar como en pleno invierno, comenzamos a caminar a las 7h. bordeamos el estany de Llauset hasta su cabecera donde encontramos el primer escollo de la mañana, la palanca para atravesar el barranco está totalmente helada y vamos en busca de un punto vulnerable que nos deje cruzar sin problemas, una vez de vuelta en el sendero seguimos ascendiendo directos al collado de Llauset, en cuanto la nieve hace acto de presencia hacemos una parada técnica para ponernos los crampones y así terminar de ascender hasta el collado sin problemas, debido al frío de la noche la nieve está bastante dura y con crampones se progresa muy bien.


Una vez hemos alcanzado el collado hacemos una breve parada para contemplar el espectacular paisaje que tenemos ante nosotros, seguimos el rastro de senda hasta llegar a los paredones que nos obligan a buscar el mejor sitio por donde trepar, en esta zona hay que extremar las precauciones, el terreno está algo roto y las nevadas de estos últimos días hacen que el ascenso esté complicado y suba el grado de dificultad.


Poco a poco vamos ganando metros a la montaña y llegamos al primer tresmil del día, Pico de Culebras 3.062m




Un pequeño respiro para afrontar el Paso del Caballo, paso denominado así y muy acertadamente ya que la mejor y mas segura forma de atravesar este filo es a horcajadas como si se fuera montado a caballo, para los que no quieran desafiar al vacio hay otra forma de atravesarlo, en este caso habrá que destrepar unos 15 metros y caminado llegar al otro extremo del Paso del Caballo.

Una vez de una forma u otra hemos superado este famoso Paso, tan solo nos quedarán los último metros de trepadas -IIº para llegar a la cima del segundo tresmil del día.
Los abrazos no faltan, algunos nos emocionamos, la mitad de la batalla está ganada, la otra mitad habrá que pelearla en la bajada.


Hacemos un merecido descanso para reponer fuerzas y hacer fotos de las vistas tan excepcionales que tienen estos picos, ante nosotros el majestuoso Aneto, al este el Tempestades, Margalida y Russell y al oeste del Aneto, vemos la zona del Maupas, Perdiguero, Posets y su cresta, y ya mas al sur y lejanos, el Cotiella, Turbón e incluso Guara.


Comenzamos el descenso siguiendo nuestra ruta circular y ahora miramos a otro valle, atravesando un tramo de cresta en terreno mixto, vamos con cuidado ya que bajo nuestros pies hay un buen abismo, al terminar la cresta comienzan los neveros, la nieve ha empezado a fundir pero se baja bien y rápido, desde aquí vemos los ibones de Coma Arnau, Chelat, Redó etc., no dirigimos a las proximidades de estos ibones, los contorneamos hasta encontrarnos con la ruta GR11.


Hacemos una para comer algo en el nuevo refugio de Llauset pensábamos que por estas fechas ya estaría en funcionamiento pero está cerrado, descansamos unos minutos y seguimos el GR 11 pasando por el ibón y cabaña de Botornás.
A los 20 minutos llegamos al embalse o estany de llauset ya solo nos queda contornearlo para llegar al punto de partida de esta mañana, son cerca de las 16h. si descontamos los descansos es una actividad de algo mas de 7horas.


TIPO DE RUTA: Circular

DIFICULTAD: Media / Alta IIº + / Terreno nevado
DESNIVEL: 980m
DISTANCIA: 13,44Km
TIEMPO: 7,30H. de actividad
SITUACIÓN GEOGRÁFICA: Sur del macizo de la Maladeta – Pirineo Aragonés
FECHA: 18 y 19 de junio de 2016


Club Montisonense de Montaña - Alpinismo

domingo, 12 de junio de 2016

LA CANAL DEL CINCA, DE BIELSA A LAFORTUNADA

La Canal del Cinca, es un camino de los imprescindibles en este “Nuestro Pirineo”. Recorremos un camino, lleno de historia, que unía pueblos y valles, historias de guerra y Maquis,… pero lo que nos centra es en recorrer el inicio de una “Revolución Industrial” que se produjo en el Pirineo. La Canal del Cinca, una obra de envergadura que trae el agua canalizada desde el Embalse de Pineta hasta Lafortunada, donde se encuentra su central hidroeléctrica (la segunda más antigua del Pirineo Central 1923).



Los 18 senderistas del CMN partimos desde Bielsa, por el sendero PR-HU137, por frescos pinares y hayedos asciende en fuerte rampa, hasta ganar altura con la senda que viene de Pineta. Una vez en altura, comenzamos a recorrer Valle abajo, paralelos al Cinca, vamos a unos 250 m. sobre el fondo del valle. Las vistas son espectaculares que hacen las delicias del caminante. La mañana ha salido fosca así que aprovechamos y disfrutamos… Tras 1 hora de marcha, llegamos a los primeros túneles y luego al mirador del Cinca, parada técnica contemplando las altas montañas como Punta Suelza, Punta Fuesa aún con bastante nieve.

Primeros túneles

Continuamos hasta avistar El Canal del Cinca, que baja a pleno rendimiento con el deshielo. Vamos siguiendo el curso del agua entre bonitos senderos colgados sobre el valle asegurados con pasamanos, túneles excavados, vemos los viejos barracones de los trabajadores de Iberduero, en definitiva mucha, mucha historia… Hay zonas que el Canal esta soterrado bajo nuestros pies y el camino son las planchas de hormigón que lo cubren.


Sendas colgadas

Llegamos al desvío de Salinas (opción recomendable para acortar la excursión), grandes panorámicas de la Ball de Chistau, pero nuestra dirección es Tella y para allí que vamos, el camino empieza a ascender, primero en lazadas, luego por viejas pistas maderera. Después de 4h 15 min de marcha llegamos al Dolmen de Tella o también llamado en el pueblo “A losa d´a Campa” como apuntó una compañera. 

Dolmen de Tella y Castillo Mayor

Descanso para comer con inmejorables vistas del Dolmen y Castillo Mayor. Muchas risas y muy buen ambiente son la tónica general de este grupo.


Solo nos queda ascender unos metros para llegar a Tella. Preciosa población en inmejorable ubicación en cuanto a panorámica se refiere. Desde ahí, enlazamos con el GR-15 de Lafortunada, que en una hora y cuarto, y fuerte descenso nos sitúa en el fondo del Valle. 


6 horas y media desde Bielsa y 21 Km en ruta lineal, sin duda una gran travesía, llena de historia y como no buen ambiente.

domingo, 5 de junio de 2016

SUBIDA A LOS IBONES DE ANAYET Y AL ESPELUNZIECHA (2398 m)

El Club Montisonense de Montaña, en su sección de Senderismo, ha organizado para este fin de semana una excursión a los Ibones de Anayet, situados en la cabecera de los ríos Gállego y Aragón, un lugar precioso que resulta ser una de las más bellas postales del Pirineo. 

Para acceder a este lugar tan alejado de Monzón se tardan un par de horas, por lo que decidimos que la andada no se excediese en kilómetros ni en dificultad. El autocar recogía a las siete de la mañana nada menos que 33 senderistas montisonenses para llevarnos a la comarca del Serrablo, justo en el punto más alejado que hace límite con la Jacetania y con Francia. Allí arriba, en el puerto de El Portalet, aparcaba el buen conductor en una inmensa esplanada de asfalto donde en invierno se congregan cientos de esquiadores.

Subiendo por los prados

Comenzamos la subida por amplias praderas de hierba que apenas empieza a brotar, salpicada de florecillas entre las que destacan unos narcisos muy grandes y las delicadas gencianas. Tenemos por delante el collado Batallero, que pese a su nombre resulta sencillo de alcanzar. Allí arriba, con los cálidos rayos de Sol que animan la despejada mañana, comenzamos a divisar gran número de picos nevados que hacen las delicias del grupo mires adonde mires: Balaitús, picos del Infierno, Midi d’Ossau, y los cercanos picos de Culivillas y Arroyeras son sólo algunas de las destacadas cimas cuyas vertiginosas laderas cubiertas de nieve apenas dejan ver la roca, en ocasiones blancas marmoleras, calizas, basálticas e incluso rojas en las más cercanas. 

Senda colgada de las laderas

Pasado el collado encontramos una media ladera llena de rocas que con paciencia iremos sorteando hasta situarnos en una senda colgada de las laderas del pico Espelunziecha. Pese al esfuerzo, todo el grupo está muy emocionado y feliz de ver el paisaje tan bello que siempre nos regala la primavera, incluso divisamos un pequeño grupo de sarrios trepando por las rocas y algunas marmotas chillando ante el batallón de senderistas que se les avecinaba, estas fugaces visiones de la fauna silvestre alegran a los senderistas, ya que no todo el mundo tiene tiempo libre para disfrutar del contacto con estas especies. 

Inmensas montañas al fondo

Es la hora de la verdad, y la senda asciende hasta quedar colgada sobre el barranco de Culivillas, cruzamos un par de grandes neveros y nos situamos en el gran “plateau” de los Ibones de Anayet, un lugar sencillamente alucinante puesto que delante nuestro se levanta el afilado pico de Anayet, cuya aguda pirámide es la lava de un volcán extinto, y al fondo adorna el horizonte la inmensa mole del Midi d’Ossau. Los que no han estado aquí seguro se llevan un imborrable recuerdo. 

Llegando a los Ibones de Anayet

Estamos un poco sobrados de fuerzas todavía, así que decidimos ascender el pico Espelunziecha, que con sus 2398 m. es un fabuloso mirador con 360º de panorámica. Tan solo nos costó veinticinco minutos coronarlo, en cuya cima nos sentamos todo el grupo a dar un bocado donde todo buen montañero quiere hacerlo: situado en la cima, viendo todas las montañas a su alrededor. 

En la cima del Espelunziecha

Hecho el merecido descanso y un sinfín de fotos, bajamos poco a poco a los ibones, destrepando la cresta de roca completamente roja, síntoma también que estamos sobre otro volcán como el Anayet. Buscamos la misma senda que antes utilizamos para el ascenso y regresamos al aparcamiento cuidando de no tener ningún percance. También aprovechamos a jugar con la nieve y bromear porque nos ha hecho muy buen tiempo, al menos hasta ahora porque las negras nubes de evolución ya están asomando. 

Bajando por los neveros en fila

De vuelta a Monzón comenzó a llover, refrescando un poco aunque por si acaso, nosotros ya habíamos parado en Escarrilla a tomarnos unas frías cervezas. Es la mejor manera de completar otro día que recordaremos con mucho agrado. 

Foto de grupo con el Anayet y el Midi de fondo


Club Montisonense de Montaña – Senderismo.

miércoles, 1 de junio de 2016

FIN DE TEMPORADA ESCUELA DE ESCALADA 2016



Esta semana terminamos la temporada de la Escuela de Escalada del CMM, el jueves 26 montamos una tirolina desde lo alto del rocódromo al suelo además de hacer entrega de camisetas y diplomas a los participantes. El domingo nos fuimos de excursión una salida de escalada a roca a Olvena. Fuimos unas 30 personas entre escaladores y acompañantes que no quisieron perderse esta jornada en la que el buen tiempo nos dejó disfrutar.



Para los que fue la primera vez en roca las sensaciones fueron muy diferentes al rocódromo y cuesta algo adaptarse, pero la recompensa del ambiente natural y el disfrute no tiene comparación. Los veteranos, tanto pequeños y mayores que ya han ido escalando en roca de vez en cuando disfrutaron con autonomía por las vías. Muy bien a todos!













Este año en general la Escuela de Escalada ha evolucionado y creemos que para bien, muchas sesiones de juegos-escalada para la nueva remesa de pequeños escaladores que se apuntaron este año y así hacer más atractivas las sesiones, actividades por grupos de edades y otras conjuntas, practica de técnicas relacionadas con la escalada, ascensión por cuerda fija, rescate, primeros auxilios, equilibrio y concentración…



Esperamos que hayáis disfrutado tanto como nosotros. El año que viene más y mejor!


Marcos, Melchor y Gregorio


Escuela Escalada CMM