jueves, 25 de abril de 2013

Expedición EVEREST - DYNATECH llega al campo 2

La expedición Dynatech Everest llegó al campo base del Everest tras alcanzar el campo 2 de esta montaña. Exhaustos tras el esfuerzo de los dos días anteriores, la llegada al campo base supuso un momento mágico de confort y descanso.

El día anterior madrugaron bastante para enfrentarse a ese enemigo silencioso y peligroso que es la cascada de hielo. Es el primer obstáculo de la ruta, pero no está exento de importancia. Una enorme sucesión de bloques gigantes de hielo que se apilan desde el campo base hasta la planicie del campo 1 que se sitúa a 6.050 metros de altura. 


Para progresar por este caos de hielo se utilizan escaleras de aluminio para atravesar los abismos más importantes y el recorrido es sinuoso, buscando inteligentemente las debilidades de este compacto muro de hielo. El peligro no es evidente, puesto que la perspectiva dentro de este laberinto desaparece, pero cientos de bloques inestables se aferran a un inestable equilibrio.

Este recorrido complejo y laborioso les llevó cerca de 5 horas, habida cuenta del retraso significativo que se produce en los pasos más expuestos debido al gran número de personas que suben a la vez. De cualquier manera, al llegar al campo 1, el sol hizo acto de presencia y el frío del amanecer de forma súbita se transformó en calor sofocante. Un largo camino, ya más plano y seguro, les llevó hasta la morrena lateral donde se sitúa el campo 2, a 6.400 m de altura. 

Allí pasaron la noche, ocupados en fundir nieve para beber e ingerir una pequeña cantidad de alimento difícil de asimilar a esta cota y descansar lo suficiente como para emprender al día siguiente el camino de regreso al campo base. 

Raúl y Carlos cuentan que ha sido una salida corta pero efectiva, en donde han dicho a  sus organismos que se preparen para más altura, que esto no ha hecho ni empezar y que la siguiente salida será a más altura. El proceso de aclimatación propiamente dicho ya ha comenzado.

domingo, 21 de abril de 2013

Pico Cuyalaret, desde El Portalet. 2.290 m.

Sol, nieve y buen humor han sido los ingredientes de una gran jornada de raquetas que este domingo han protagonizado una docena de montañeros y montañeras del Club Montisonense. 

Hace ya semanas que pregonamos que íbamos a hacer raquetas de nieve, pero la dura meteorología invernal nos obligó a posponer esta novedosa actividad de la sección de senderismo del Club. No cabe duda que ha merecido la pena esperar, ya que el espesor del blanco manto de nieve es realmente impresionante en alta montaña, de manera que desde la misma carretera pudimos calzarnos estos modernos artilugios que hacen de la andada un placer especial. 


El día se presentaba muy soleado aunque temíamos que soplaría algo de viento del norte. Llevamos mucha ropa de abrigo ya que hace un par de días que las temperaturas han bajado, pero mira por donde hoy a medida que pasaban las horas la calma se adueñaba del circo por el que íbamos a ascender. Así pues, nos agrupamos para ayudar a quienes no tienen tanta práctica con las raquetas y poco a poco empezamos a progresar por las nevadísimas laderas, en busca de una fácil cima que nos regalara algo más de emoción que el pasear por un lugar tan precioso. 

Así pues, alegres y divertidos disfrutamos de cada momento y de cada detalle de esta fácil travesía. Pronto se apartaría una nube que tapaba la gigantesca mole del pico Midi d’Ossau, y sin pensarlo nos pusimos todos en grupo para hacer la foto, pues quien sabe si se volvería a nublar. 


El esfuerzo en el último trecho se vio acentuado por la calor, además la nieve estaba dura y hubo que poner en práctica algo de técnica con las mismas raquetas hasta alcanzar la cima en menos de dos horas. ¡Menudo ritmo! Pues los pronósticos más optimistas se habían cumplido. 

El disfrute desde el alto no tiene parangón, ya que un extenso mar de montañas nevadas nos rodea destacando la impresionante cara norte del Pico Anayet y el omnipresente Midi d’Ossau. Un tranquilo descanso en la cima y un buen bocadillo hicieron que el descenso se hiciera corto y muy divertido ya que la nieve estaba ablandando. ¡Cuánto tiempo hacía que no bajábamos de culo por la nieve! A la mayoría nos dio la risa jugar como niños a tirarnos por las palas de nieve sin preocupación ninguna, quitándonos unos cuantos años de encima que, como decía una de las participantes, “no pienso volver a buscarlos”. 

Así de fácil y de divertida ha sido pues esta actividad, a las cuatro horas de marcha llegábamos sin problemas a los coches y volvimos a casa emocionados como hacia tiempo no nos ocurría. ¡Vaya que sí! Pues ya estamos pensando en cuándo nos podremos dar de nuevo un gustazo como el de hoy. 

La próxima actividad que nos espera es el Pico Gratal, el 5 de Mayo. Cambiaremos la nieve por las flores, y las raquetas por las botas blandas. Seguro que también lo disfrutaremos de lo lindo.

Vídeo del descenso...

video


jueves, 18 de abril de 2013

Expedición Dynatech Everest, en el campo base.

La expedición Dynatech Everest ya se encuentra a los pies del Everest y del Lhotse. Tras casi una semana de peregrinaje por el valle del Khumbu, han alcanzado este insólito lugar, el campo base del Everest a 5.350 m de altura. 

Cada etapa para llegar se ha ido endureciendo paulatinamente. La pérdida progresiva de oxígeno ha hecho que fuera un poco más dura que la anterior, hasta que al final y en medio de un día algo inestable han puesto los pies en campo base del Everest. 


Para Raúl y Carlos, comienza una nueva etapa. Dedicaran unos cuantos días a preparar el campo base, a organizar las cargas, aunque algunas aún faltan por llegar, a instalar todas las tiendas, en definitiva a definir lo que va a ser su hogar para los siguientes 45 días. 

domingo, 14 de abril de 2013

Cresta de Batallance 2.604m


CRESTA DE BATALLANCE 2.604m
CLUB MONTISONENSE DE MONTAÑA
DESNIVEL APROXIMADO: 1000m
DIFICULTAD: MEDIA / ALTA

Grupo formado por: 
Carlos, Lorena, Jaume, Carlos Baila, Tania, Toño, Jesús, Lolo y Ale.

Parte del grupo salimos el sábado para pasar la noche en el valle y no tener que madrugar tanto, el resto, los no tan perezosos salen de Monzón a las 5 de la madrugada para llegar a nuestro encuentro.

Salimos del parking de la boca norte del túnel de Bielsa a las 7 horas, empezamos a subir con la nieve en buenas condiciones, la noche había sido ventosa y para variar por la mañana todavía el fuerte viento arreciaba mas, hasta el punto en que tomamos la decisión de ascender al pico Batallance y no continuar hacía el pico de l´Aguillette pasando por el Marioules para hacer toda la cresta que los enlaza.

A buen ritmo llegamos a la cima del pico Batallance, esta ruta es muy conocida por los esquiadores de montaña ya que son valles con pocas dificultades, la nieve estaba bastante consistente si tenemos en cuenta la cantidad caída este invierno y el frío que ha hecho hasta hace pocos días, el riesgo de aludes por la mañana era mínimo, según meteofrance a partir de media tarde subía a riesgo de aludes a 3 pudiendo ser en forma de pequeñas coladas por el calor de la subida de temperaturas, así que teniendo en cuenta estos datos nuestra intención era estar de regreso al medio día y evitar cualquier incidencia.

Cuando llegamos a la cima vimos que podíamos continuar ya que parecía que el viento iba dando alguna tregua, enfilamos la arista hacía el puerto de la Forqueta o puerto de Bielsa, había que prestar mucha atención ya que la cosa no era para menos.

La arista estaba con infinidad de cornisas, (hay que evitar pisarlas para no sobrecargarlas con nuestro peso y provocar su derrumbe). Despacio y con mucha precaución nos vamos acercando a la siguiente cumbre.



Dimos un rodeo para descender hacia el collado de la Forqueta ya que las condiciones de destrepe estaban excesivamente delicadas, así comenzamos a descender la ladera sur con una inclinación nada despreciable, sobre 45/50º conforme íbamos descendiendo la nieve estaba cada vez mas húmeda y el calor la estaba transformando por momentos, así que una vez en el collado decidimos terminar aquí la actividad, no sin antes hacer una breve parada para comer, reponer fuerzas y continuar el descenso ahora por la cara norte con nieve mas estable, antes de las 13horas ya estamos de vuelta en el parking.

Una vez mas, todo ha ido bien, en alta montaña siempre que terminamos la actividad nos produce una sensación de bien estar ya que sabemos que el riesgo está en todo momento presente.


Trineu Gore-Tex Valle de Benasque-Cerler

EL día 14 de abril los socios del club Esteban Sanmartin y Adrián Uclés disputaron la segunda edición del Trineu Gore-Tex Valle de Benasque-Cerler organizado por Peña Guara en colaboración con los ayuntamientos de Benasque y Sahún, la estación de esquí de Aramon-Cerler, Barrabés, Haglöfs e Isostar, y con la colaboración especial de los miembros de la Guardia Civil de Benasque, los cuerpos del GREIM y los servicios de la Cruz Roja. 

A las 10 en punto de la mañana más de 130 corredores han tomado la salida en una animada Avda. de los Tilos, donde daba comienzo el primer sector de BTT. Este recorrido ha discurrido por las localidades de Anciles y Eriste hasta completar los 13km que los primeros corredores han devorado en tan solo 30′. 


Tras realizar la transición de nuevo en la Avda. de los Tilos, se han calzado las zapatillas para emprender el recorrido de carrera por montaña que unía la Villa de Benasque con la estación de esquí de Cerler por la senda que parte de Anciles. Un total de 5km y casi 500m de desnivel. Nuevamente, los primeros corredores han batido los tiempos previstos por la organización llegando a la transición tan sólo 30′ después de salir de Benasque. Para terminar, los corredores han salido de la base de la estación de esquí de Cerler con sus esquís para cubrir un recorrido de 6km y 700m de desnivel. Tras pasar por la cota 2000 de la estación, la prueba ponía rumbo a la Colladeta del Ampriú (punto más alto del recorrido) donde los valientes participantes emprendían un rápido descenso hasta la meta situada en el llano del Ampriú, en total eran 25 Km. con un desnivel de 1800 metros. 



La jornada, en la que el tiempo ha permitido que tanto la organización como los corredores pudieran disfrutar al máximo de la prueba, ha finalizado de nuevo en la Avda. De los Tilos, donde ha tenido lugar la entrega de premios y el sorteo de regalos.


domingo, 7 de abril de 2013

Tozal de los pozos y ermita de la Espelunga

Cinco coches salían a las 7:30 del parque de la Azucarera con 19 miembros del Club Montisonense de Montaña ilusionados con las expectativas de pasar un buen día, un día que aparecía con una temperatura fresca y un sol radiante. 

Tras dejar los coches en Oncíns, iniciamos la caminata al pié de la impresionante mole de la Peña Montañesa. Por un precioso camino verde, con paredes de piedra a cada lado llegamos, a los pocos pasos, a la pequeña ermita del Pilar con su sólido ábside románico y sendos bancos laterales, todo en buen estado de conservación y muy limpio. 

Conforme vamos progresando en el caminar va apareciendo a nuestro alcance unas maravillosas vistas: al norte la pared vertical de la Peña Montañesa, al frente se empieza a ver el Pirineo, que disfrutaremos en todo su esplendor más adelante, y al sur el valle de la Fueva, el valle del Cinca, pico Gancía y la Sierra de Guara con su cara norte nevada como hacía años no veíamos por estas fechas. 


Al pasar por fuente Canalillos pudimos observar unos cuantos chupones de hielo colgando de hierbas que iniciaban su deshielo diario. La temperatura era aún baja, unos dos grados, pero la presencia de un sol radiante y sin apenas viento nos hacía sentir un aumento de calor a nivel interno por lo que empezamos a sacarnos alguna capa. 

Abundan las rocas carbonáticas, muy usadas en la construcción para hacer cemento o como roca ornamental. Es una gozada poder leer los paneles informativos que abundan en todo el recorrido y recibir valiosos datos sobre los fenómenos que nos rodean; así pudimos conocer la “Sucesión invertida de Peña Montañesa” en la que los estratos más antigüos se colocaron sobre los más modernos, o las interesantes “Rutas ornitológicas” y los detalles de las diferentes ermitas. En la comarca del Sobrarbe existen más de 200 ermitas y monasterios. 

Poco antes de las once de la mañana llegamos al Tozal de los Pozos. ¡Qué maravilla de vistas del Pirineo!!! Uno a uno, los más expertos del grupos nos fueron ilustrando con el nombre cada uno de los picos y agrupaciones montañesas: El Taillón, Pico Marboré, Monte Perdido, Soum de Ramónd, Las Olas, Las tres Marías, Castillo Mayor, etc… Y por otra parte el valle con unas preciosísimas vistas de pájaro de Escalona, que nos pareció más pequeño de lo que creíamos, de Laspuña, Aínsa a lo lejos. Acompañados de tanta belleza dimos cuenta del correspondiente desayuno. 


De vuelta en Oncíns cogimos los coches que nos llevaron hasta el monasterio de San Victorián. Desde allí iniciamos la subida a la ermita de la Espelunga. A medio camino visitamos la ermita de San Antón, con un sobrio ábside de medio punto, suelo enlosado y sus abundantes pinturas, aunque bastante deterioradas. Atravesamos el barranco la Banera, en la “Piedra de San Vitorian” algunos dieron en ella un golpe con una piedra cogida del suelo al expresar su deseo, llevando su piedra hasta San Vitorian … Al visualizar la ermita nos quedamos sobrecogidos por la imagen ya que parece que la pared de piedra abraza a la ermita. En este lugar vivió San Vitorián como ermitaño, según la tradición. Sobre el altar hay una impresionante oquedad acampanada de quince metros de altura a modo de cúpula natural. Pudimos observar todo el esplendor de la Sierra Ferrera-Peña Montañesa sobrevolada por varios quebrantahuesos. El roquedo es un hábitat ornitológico de primer orden, que dio un plus al valor de la excursión.

Al regresar al monasterio de San Vitorián nos detuvimos a disfrutar del exterior: su preciosa silueta, fachada con el magnífico escudo abacial. No le pega nada el tejado que han colocado, pero se justifica con el fin de preservar su interior a la espera de tiempos mejores que permitan invertir en un original tejado de losas de piedra a juego con el entorno. 

En resumen ha sido una jornada estupenda, con un muy buen día, unos lugares visitados preciosos y como siempre, lo mejor: la armonía del grupo que te hace sentir una parte importante más del mismo. 


CLUB MONTISONENSE DE MONTAÑA - SENDERISMO

jueves, 4 de abril de 2013

Comienza EXPEDICIÓN DYNATECH - EVEREST 2013

Hoy parte nuestro socio y amigo Raúl Martínez a Katmandú en su nueva aventura hacia la cima más alta del planeta. Comienza propiamente la Expedición Dynatech – Everest 2013, donde Raúl, junto a Carlos Pauner intentará ollar la cima del “Sagarmatha”, como es conocido en Nepal.

Unos días antes el presidente del Club Montisonense de Montaña, Marcos Castel, le hizo entrega del banderín del club para que se lo llevara, pero sobre todo para que lo devuelva, llegue donde llegue.



Han sido meses intensos de entrenamiento y preparación, tanto físicamente como de logística y como de trámites, y es que una expedición de esta magnitud conlleva un esfuerzo en muchos aspectos. Desde aquí queremos transmitirle nuestro apoyo, prudencia en sus pasos y que disfrute de la experiencia que le espera en este viaje.

Raúl lleva practicando este deporte desde hace más de quince años. Ha participado en diferentes expediciones de reconocido prestigio, Korgenevskaia (7105 m) –en solitario, primer y único aragonés-, Nanga Parbat (8125 m), Broad Peak (8047 m)…

Además desde que se creara el Club Montisonense de Montaña, junto a su amigo y compañero de cordada, Adrian Uclés, en otras ocasiones han realizado expediciones al Mc Kinley (6.194 m.) –la montaña más fria del mundo-, el Alpamayo (5.947m.), intento al pico virgen Shipilov Peak (6.201 metros), GII (8034 m)…

También  el Club Montisonense de Montaña quiere agradecer a la empresa Dynatech, que al igual que estos últimos años, el esfuerzo asumido al ser el patrocinador principal, junto a numerosas empresas cercanas a Dynatech que han querido sumarse a este proyecto de gran altura. 

Además de la colaboración de la Diputación de Huesca, Ayuntamiento de Monzón, Construcciones Hinaco, Maquinaria Jesús Espier, Multiópticas Monzón, Boreal, TrangoWorld y FAM.

Podremos seguir la Expedición Dynatech - Everest 2013 en: